dimecres, 6 d’abril de 2011

Una nueva lección del rugby al fútbol

Os dejo la traducción de un artículo aparecido en The Guardian, hablando de la distancia, cada vez más abismal que existe entre el rugby y el fútbol.

El vibrante espectáculo de la Heineken Cup, una lección del mundo del rugby al fútbol.

La próxima vez que Ian Wright (ex del Arsenal) esté en un día de rugby, tal vez debería invitar a ese parlanchín de Wayne Rooney.

Si hubo alguna vez una semana para convencer a los neutrales que el rugby es un deporte más satisfactorio que el fútbol es ésta. Los cuartos de final de La Heineken Cup extenderá el evangelio a un territorio desconocido anteriormente, desde Barcelona a Milton Keynes, un espectáculo vibrante y apasionante del rugby europeo. Incluso el Seis Naciones, en todo su tradicional esplendor, no puede proporcionar la misma gama de telones de fondo.

¿Será Leinster vs Leicester un gran partido, como Irlanda vs Inglaterra en el mismo estadio el mes pasado? Sería imprudente apostar en contra. ¿Perpignan vs Toulon en la capital catalana de Barcelona? Incluso la Amlin Challenge Cup, la competición de segundo nivel, veremos cuatro partidos con un toque genuino.

¿Una mejor jornada que la de fútbol? Es, naturalmente, un debate subjetivo con sólidos argumentos a favor y en contra. Para los discípulos de cualquier deporte, es como comparar los méritos relativos de los gatos y perros. La mente tiende a formarse muy temprano y los hábitos difícilmente cambian. Pero lo interesante es haber escuchado la radio el sábado por la mañana, y oir que el ex del Arsenal, el delantero inglés Ian Wright había asistido recientemente a su primer partido de rugby. ¿Su veredicto? No podía creer lo corteses que eran los seguidores entre ellos y descubrió que a) usted puede disfrutar de una copa mientras ve un partido internacional en Twickenham y b) que los fans no son segregados, tratados como grupos de gente peligrosa.

El concursante de “X-Factor” Dermot O'Leary también habló de su agradable visita al Estadio Aviva para el partido de Inglaterra el mes pasado, concretamente el aplauso espontáneo de los seguidores irlandeses cuando un inglés en medio de ellos interpretó una versión entusiasta y en un solo de “Jerusalén.” La próxima vez que Wright acuda a una jornada de rugby, tal vez debería invitar a ese bocazas de Wayne Rooney.

Pero, ¿cuál de los cuatro partidos de esta semana Heineken sería el mejor para ayudar a Wayne a escapar de su mundo actual lleno de angustia? Si nunca ha estado en San Sebastián, sede de la Real Sociedad, sería rápidamente desengañado de la noción de que el noroeste de Inglaterra tiene a los fans más apasionados en Europa. El deseo intenso en el País Vasco para ver Biarritz vencer a los de Toulouse se disfrutará en un concurso de poderosas delanteras, sobre todo con el equipo de Jean-Michel Gonzalez, que todavía sufre por su derrota 41-13 ante Clermont durante el fin de semana.

O tal vez debería ir a la otra parte de España. Después de haber tenido la suerte de cubrir los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, siempre he sentido que la Heineken Cup de rugby sería en un terreno fértil, Perpignan nunca tuvo un partido importante en el Estadio Olímpico. Ahora los fans de sangre y oro, ondeando su bandera, han cumplido su deseo. Jonny Wilkinson ha jugado en todo el mundo, pero esto será otra cosa, en particular con el presidente de Toulon, Mourad Boudjellal, echando espuma por la boca, después de haber criticado a sus jugadores por haber perdido en Castres,. "Me dije: 'Si no me enfado con este grupo, si no los humillo, ellos se irán a dormir tranquilamente", dijo esta semana. "Si se convierten en campeones de Francia por odiarme, voy a sentirme bien."

Hmm, Wayne suena como el tipo de hombre que usa la ira como una fuerza impulsora. A este respecto, se parece a un inglés de Northampton. El altercado de Ben Foden esa tarde-noche en un taxi ha demostrado que el rugby está lejos de ser inmune a incidentes fuera del campo.

Si yo fuera Rooney, sin embargo, me gustaría coger un avión y dirigirme a Dublín este sábado. Leinster vs Leicester ofrece una secuela atractiva a la victoria sorprendente de Irlanda en un Grand Slam que perseguía Inglaterra. ¿Recibirán Ben Youngs y Toby Flood su merecido de nuevo? ¿Tendrá Brian O'Driscoll otro título europeo ? ¿La melé de Tigers será la última en reír? Mezclen todas las tramas juntas, el escenario ya está establecido, incluso en un fin de semana lleno de deporte, esto es maravilloso. Apuesto por una semifinal entre Northampton vs Toulon y otra Tolouse vs Leinster. Pero algo es cierto, la autoestima del rugby será más alta por la mañana





Publica un comentari a l'entrada