dijous, 28 de febrer de 2013

Los 11 principios de Goebbles

Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.


Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. «Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan».

Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: «Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad». Otras fuentes atribuyen esta frase a Lenin, pero también Wiliam James, padre de la psicología moderna (1842-1910), dijo algo muy similar.

•Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

•Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

•Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa «como todo el mundo», creando una falsa impresión de unanimidad.






-->

dimecres, 27 de febrer de 2013

Corrupció (I)

Cansat davant dels polítics, al costat d’aquests o darrera. Ara estem obrin els ulls, tota la carn es de la mateixa vedella, uns diran que no, altres que si, però es carn, això es segur.

Els partits s’espien entre ells i a ells, no per millorar o agafar un corrupte (com ha fet la gent de la CUP), no, no ho fan per això, el que volen es tenir informació per fer pressió al rival quan sigui necessari, així de fàcil i així de senzill. No pots encarregar això a la policia, no saps on van ni d’on venen, i potser estan amb els altres, o contra tu, i el jutge es amic d’aquell que coneix l’altre… Jocs polítics, per fer-se una millor idea de la política us recomano veure unes sèries: The Boss i House of Cards.

El nostre president ha decidit que els càrrecs imputats no tenen que deixar la seva feina pública, quan vagi a judici haurà de deixar el seu càrrec públic –no el del partit-, per entendre això tornar al punt anterior on el personatge del partit té informació de tot, per espiar, els té a tots agafats pels ouets i llavors continua cobrant. Si voleu un exemple: el Sr. d’ERC que va ser acusat de contraban de tabac continuava cobrant un sou del partit, bé, un sou que paguem tots. Recordeu que el cas d’Unió, els que robaven la pasta als parats per donar els diners el partit, van tardar 18 anys en anar a judici, perquè os feu una idea de la nova llei de transparència. Curiós cas, on el Sr. Durán no sabia que el seu partit rebia diners de forma il·legal, veia que entraven diners per les despeses i mai es preguntava d’on venien, com jo, que veig transferències a la meva compta corrent i tan content, ni pregunto ni em deixo preguntar, o com la Ministra de Sanitat, que tenia un Jaguar al garatge de casa seva i no l’havia vist, que es molt despistada i no veu el que té davant dels nassos, per això es Ministra, si no seria Presidenta del PP o més.

Per resumir, tu pagues els teus impostos, arriben al govern –central, lateral, de costat…, el que vulguis-, ells els agafen i diuen que no tenim diners per Sanitat ni per Educació, que no hi ha pasta, però bé, ells continuen amb els seus jocs, així que agafen uns diners i els donen als detectius, uns altres per pagar als partits que amb aquests diners paguen als polítics i gent del partit, i continua la roda, menys diners per invertir en el futur del país i més per ells. Investigació més Desenvolupament, I +D? No gràcies. Si tinguéssim diners ho faríem. I uns collons, quan en teníeu i molts, fa uns anys, no gastàveu ni mig euro en I + D.

Hi ha solució? Es clar, no votar a qui ens ha robat, perquè cada vot a un corrupte es un vot a favor de la corrupció. A qui votar? A qui vulguis, únicament una condició, que no tingui corruptes a les seves llistes i al seu partit, es l’únic que entenen, no tenir el poder, no entenen cap altre llenguatge.

Per finalitzar deixo aquesta fotografia, brutal, no trobo millor adjectiu.



-->

dijous, 21 de febrer de 2013

Molles per no perdre'm

"Molles per no perdre'm", el darrer llibre del Tibau. Val molt la pena. Us deixo uns fragments i al final de la pàgina l'enllaç on podeu comprar el llibre per 1,5 euros (una birra, un cafè i mig, unes xuxes...)





7

El mòbil ens permet parlar amb persones que es troben lluny, i deixar de fer-ho amb qui tenim al costat.

8

El derrotisme que molts cops flota en l’ambient és el pitjor dels perills. Malgrat tot, afortunadament, podem comptar amb diversos personatges que, carinyosament, anomeno “feres”. Es tracta de persones engrescadores, positives, carregades de projectes i il·lusions encomanadisses i que, contràriament a la sensació general, obtenen fruits sucosos. Em sap greu dir noms i deixar-me’n algun, cosa que lamento i demano disculpes, però me’n sabria encara més no fer-los un petit homenatge. Segur que n’hi ha més, i us prego que me’ls doneu a conèixer, però avui voldria fer esment als següents: Emigdi Subirats, escriptor campredonenc, articulista i estudiós infatigable de la literatura ebrenca; Albert Pujol, ànima del portal llibresebrencs.org i de la Fira del Llibre i de l’Autor Ebrenc de Móra d’Ebre; i Octavi Serret, espectacular conductor de la Llibreria Serret de Vall-de-Roures. 9

Treballar a l’Ajuntament, com qualsevol activitat on entres en contacte amb molta gent, et regala milers d’anècdotes petites que pots mimar i incloure un dia en un conte. Fa pocs dies, una senyora bastant gran, riallera i eixerida, va venir a demanar que li arreglessin els clots del camí. Per tal de prendre’n bona nota, com sempre, li vam preguntar el nom del camí. Ens va mirar una mica estranyada, amb cara de sorpresa, i va respondre tota convençuda: “el camí de casa meva!”

No sé quina és més òbvia, si la pregunta o la resposta. Va intentar descriure com es va a casa seva amb un repertori de gestos amb els braços, i donant referències que, nosaltres, pobres ignorants que desconeixem el camí de casa seva, no enteníem amb un plànol estès damunt la taula. Va tornar l’endemà tota somrient amb el nom oficial ben apuntat, i vam sortir de dubtes. Sigui com sigui, ella ho té ben clar, i coneix perfectament un camí tan important per a tothom: el que duu a casa seva.

Espero que siguem prou eficients i que aviat pugui anar-hi sense esquivar cap clot.

10

Passeig per la vora de l’Ebre; passo a la vora d’un xiquet i sa mare. Ell l’estira del braç —amb aquella insistència dels crios que fa tanta gràcia, sobretot si només vénen de visita i després se’n van— i li assenyala la llera del riu. — Mare, quan anirem allí baix? Sa mare fa un cop d’ull ràpid al trist Ebre que passa normalment per Tortosa, ple d’algues i amb restes de deixalles que la minsa força del riu no es pot endur, i respon amb tanta rapidesa com contundència.

— Mai.

De vegades més val així, una resposta clara i sense embuts que no creï falses expectatives.

11

El riu Siurana baixa i el so de l’aigua sona estrany i tranquil·litzador enmig dels relleus del Priorat.

25

Un dels temes de Matemàtiques que més recordo de quan era petit i anava al col·legi de Cornudella, era el dels diagrames de Venn. Em vénen al cap aquells conjunts que el mestre dibuixava a la pissarra amb guixos de colors, i que després jo reproduïa a la meva llibreta de dues ratlles. El símbol de la unió: A U B

El símbol de la intersecció: A ∩ B

Però què és més important: la unió o la intersecció?

73

2a Jornada literària a Cornudella de Montsant. El noi tímid de fa uns anys no gosava somiar convertir-se un dia en escriptor, i em sembla impossible veure’m davant d’una jornada literària al meu poble. La idea inicial de presentar mútuament Cornudella a companys i companyes escriptors ha estat assolida amb un èxit total. He aconseguit unir, en certa forma, el món de la meva infantesa, el món on tot va néixer, amb el món que després m’he anat creant a mida. I tot davant de la gent que més estimo. A més, el nostre fill entra per primer cop a La Renaixença, aquest local que tant estimo i que apareix, no per art de màgia, a tots els meus llibres.

Per a acabar d’arrodonir la vetllada, m’emocionen les sentides paraules del Salvador Salvadó, el regidor de Turisme, al moment de la clausura, quan em dóna les gràcies “per sentir i difondre a tort i a dret l’amor que sents pel teu poble, per estimar-lo d’aquesta manera, i per compartir amb nosaltres la passió que sents per les coses, perquè sense passió no hi ha vida”.

176

L’Íntim, un vell teatre de principis del s. xx, torna a obrir les portes per acollir la 4a Jornada Literària a Cornudella de Montsant. La gent del poble esperava el moment amb il·lusió i gairebé 150 persones omplen la platea i les llotges del primers pis; s’han de portar més cadires. Les velles fustes del local cruixen. Com a cirera dolça i riallera, el grup teatral TEBAC interpreta l’espectacle Una sortida digna, basat en alguns dels meus contes del llibre homònim, on tracto la mort amb humor i tendresa. En un moment de la representació, la Mort em desafia, i em diu si tindré tan sentit de l’humor quan m’arribi l’hora i ella em miri cara a cara. El públic se’n riu molt, i jo deso el moment com un dels millors records de la meva vida literària.






-->

dilluns, 11 de febrer de 2013

Las estrategias de manipulación de Sylvain Timsit

10 ideas totalmente vigentes, de Sylvain Timsit.

1. La estrategia de la distracción. El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.




2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.



3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.



4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.



5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.



6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…



7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.



8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…



9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!



10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.


Le gouvernement mondial - Sylvain Timsit per Frenchconspiracy


-->

divendres, 1 de febrer de 2013

La corrupción apesta.


Os dejo este artículo, imprescindible, publicado den Jot Down, sobre la corrupción en este país, claro y concreto.  A grandes problemas grandes decisiones, y parece que va siendo hora de decidir.

Imaginen cómo estará el patio en este país para que Andrei Petrov, el capo de dicha mafia, haya declarado “estar harto de los corruptos de este país”. Cuando la corrupción en tu país empieza a resultarle cansina hasta a los mafiosos rusos es que va siendo hora de meterse debajo de una piedra.


Han pasado ya 24 horas y Mariano Rajoy Brey sigue sin dimitir. Se conoce que se le pasó la portada de ayer de El País. Pero ya verán cuando levante la vista de las páginas de ciclismo del Marca y lea que las informaciones de El País le implican de forma directa en el que sería, de confirmarse su veracidad, uno de los mayores escándalos de corrupción financiera de la historia de la democracia española. ¡A lo mejor hasta toma medidas! Las del sofá de su despacho, obviamente. Ese en el que se echará una siesta de las de orinal y manta hasta que el zurriburri escampe por sí solo.

Estamos hablando de un hombre que ha logrado llegar a presidente del Gobierno sin que se le conozca talento ni mérito ni acierto ni brillo alguno. De un hombre cuyo único rasgo distintivo consiste en su habilidad innata para mimetizarse con el yeso de la pared mientras el país se ulcera de pura desesperanza a su alrededor. De un hombre que está a punto de convertir a Zapatero en Churchill. De un hombre que el 21 de noviembre de 2011, un día después de ganar por mayoría absoluta unas elecciones generales cuyo resultado estaba cantado desde hacía al menos un año, no tenía pensados ni discutidos ni negociados los nombres de sus futuros ministros. De un hombre que el diez de junio de 2012, inmediatamente después de comparecer en la Moncloa para anunciar un rescate de 100.000 millones para la banca de su país, se fue a Gdansk, en Polonia, para meterse entre pecho y espalda un España-Italia al grito de “si voy porque voy y si no voy porque no voy”. De un hombre al que todo le pilla por sorpresa: la virulencia de la crisis, la herencia recibida, la nacionalización de Repsol YPF, la dimisión de Esperanza Aguirre, la contabilidad de su partido…

¡Quién la pillara, tamaña inocencia! Ir por la vida descubriéndola a cada paso, como si fuera la primera vez, mientras deshojas la margarita a tus 57 años mozos pensando en lo que quieres ser de mayor. Mariano Rajoy Brey, de mayor, quiere ser presidente del Gobierno. No lo duden. El día que se entere de que ya lo es igual se le cae el puro de la boca de la emoción. ¡Hoshtia!

Y digo que, de confirmarse, este sería uno de los mayores escándalos de corrupción financiera de la historia de la democracia española no ya por las cantidades de las que se habla en El País, a fin de cuentas unos relativamente modestos siete millones y medio de euros, sino por el hecho de que dichas informaciones no implicarían a un subalterno turiferario a cargo de la subsecretaría remota número 527 sino a prácticamente toda la cúpula actual del PP. Pero sobre todo porque, a diferencia de otros famosos escándalos de corrupción en los que los corruptos se han trajinado cantidades mucho mayores pero puntuales (90 millones de euros en el caso PSV, 180 en el caso KIO, 500 en el caso Malaya), las informaciones publicadas ayer por el diario El País parecen revelar la existencia de un entramado financiero diseñado para el enriquecimiento ilícito y sostenido en el tiempo de sus beneficiarios. Es decir que no estaríamos hablando de un caso de corrupción oportunista sino de uno de corrupción sistémica. De la corrupción como opción por defecto del sistema político español. Una corrupción tan interiorizada, tan cotidiana, tan ordinaria que ni siquiera sus agraciados son conscientes al 100% de que lo suyo es intolerable. Aún saldrá algún iluminado diciendo que es que no cobran lo suficiente. Como si pagarles 2000 o 3000 euros más al mes fuera a convertir a los políticos españoles en Metternich. Como si hubiera sueldo alguno capaz de competir con la mordida del empresario inmobiliario de turno

Como explicaba ayer Lucía Méndez en El Mundo, los altos cargos del PP se pitorreaban hace apenas unos días de esas primeras informaciones en las que su diario hablaba de posibles sobresueldos:

“Cuando El Mundo reveló los sobresueldos se lo tomaron un poco a broma. Implícitamente lo reconocieron, como si fuera una travesura. Que ‘si no me consta’, que si ‘no digo nada porque no me afecta’, que si ‘yo me ocupo de lo importante’. Al presidente del Gobierno le importunaban las preguntas sobre estas cuestiones. Un escándalo menor. Con una auditoría de la Señorita Pepis vamos que chutamos”.

Hace apenas una semana decía el PP que la práctica de los sobresueldos se cortó de raíz en 2008, cuando la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, llegó al cargo. Ahora dice que esos sobresueldos no han existido jamás. Aún les veremos cambiar de versión una o dos veces más. Parece legítimo sospechar que lo que ocurre en realidad es que en el PP no acertaron a calcular bien las consecuencias de las informaciones publicadas en un primer momento por el diario El Mundo.

A falta de la del presidente del Gobierno, los españoles nos hemos tenido que conformar con la comparecencia de, precisamente, María Dolores de Cospedal. Es decir, con la de una subordinada. Toda una señal de cómo entiende el señor Rajoy Brey eso del liderazgo y las responsabilidades asociadas al cargo. ¡Quién lo tuviera como jefe! La Cospedal, a la que desde ya le recomendamos un curso acelerado de gestión de crisis para aprender a sobrellevar estos papelones, ha dicho cosas tan interesantes como “él sabrá” (en referencia a Pío García Escudero, que ha confirmado la veracidad de las informaciones de El País por lo que a él respecta) y “tratan de perjudicar al PP”. La primera frase está a la altura del “sí, hombre” de Rajoy de hace apenas unos días. A nuestro presidente solo le faltó hacer caracolillos con el chicle mientras la pronunciaba. La segunda frase de Cospedal es irrelevante. Dudo que a los españoles les importen un soberano pimiento las intenciones de los periodistas de El País o las de aquellos que han filtrado la contabilidad de Luis Bárcenas. Por amor no lo han hecho, eso está claro. Es probable que a los españoles les importe más saber si lo publicado por El País y El Mundo es o no es cierto.

Dice Ignacio Escolar en un artículo publicado ayer en eldiario.es que “las consecuencias en un país con algo más de cultura democrática que el nuestro serían sencillas de predecir: la apertura inmediata de una investigación judicial, la dimisión en bloque del Gobierno y de todos los dirigentes y diputados que cobraron estas comisiones, la convocatoria inmediata de unas nuevas elecciones generales y la refundación de la derecha española en un nuevo partido donde sean los propios militantes de base quienes corran a gorrazos a todos aquellos implicados en un pasado así”.

La conclusión de Escolar sería la correcta en un país en el que el principal partido de la oposición fuera la piedra de toque de la honradez política. En un país en el que hubiera una alternativa decente a la fermentación acelerada del PP. Pero estamos hablando del PSOE. Del mismo PSOE que gobierna en Andalucía y que acaba de pedirle al gobierno un PER “extraordinario” y un número menor de peonadas. ¡El parásito al bollo y el contribuyente al hoyo! Del mismo PSOE que le financia truños articulados a la aficionada de turno o que la coloca de directora del Instituto Cervantes de Estocolmo sin que el principal responsable político del engendro, Jesús Caldera, se digne dimitir. De un PSOE cuyas esperanzas de futuro descansan en esos enormes talentos naturales llamados Patxi López, Carmen Chacón y Eduardo Madina. Como para pillarse un billete solo de ida a la Patagonia.

La conclusión sería asimismo correcta si ese mantra que dice que “no todos los políticos son iguales” fuera cierto. Aunque de hecho lo es. Porque hay políticos españoles que no son exactamente iguales al resto: como en Rebelión en la granja de George Orwell, algunos son más iguales que otros. Como Xavier Crespo, por ejemplo. El exalcalde de Lloret de Mar (Gerona) está siendo investigado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña después de que el juez apreciara indicios de prevaricación y cohecho en relación con la trama de la mafia rusa que blanqueó 56 millones de euros en dicha localidad. Imaginen cómo estará el patio en este país para que Andrei Petrov, el capo de dicha mafia, haya declarado “estar harto de los corruptos de este país”. Cuando la corrupción en tu país empieza a resultarle cansina hasta a los mafiosos rusos es que va siendo hora de meterse debajo de una piedra.

Desengáñense. El único político en España que no es igual que los otros es aquel capaz de presentarse en la comisaría de la Policía Nacional más cercana para denunciar, con pruebas, la corrupción de sus compañeros de partido. Aún le estamos esperando. Podrán comprobar lo diferentes que son algunos políticos españoles cuando mañana, tras la reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo Nacional del partido convocada por Rajoy, comparezcan los capitostes del PP frente a los medios para cerrar filas alrededor del presidente y amenazar con querellas a los periodistas que osen investigar el tema de los sobresueldos.

El ambiente en este país, ya de por sí tradicionalmente pestilente, se ha embrutecido tanto en los últimos tiempos que la casta dominante, acorralada por las antorchas, ha decidido arremeter contra sus propios ciudadanos al grito de “los políticos españoles son corruptos porque los españoles son corruptos”. Y luego vomitan el ejemplo del fontanero y sus facturas sin IVA mientras se hurgan los colmillos con el palillo en busca de los restos putrefactos del solomillo que se acaban de meter en el cuerpo. El mensaje sería algo así como “a fin de cuentas todos somos iguales”. Pues miren, señores: no, no somos iguales. Empezando por el hecho de que no es lo mismo una factura de 50 euros que una contabilidad B por valor de 7.5 millones, continuando por el hecho de que el fontanero está intentando conservar SU dinero en el bolsillo y no meter la mano en el bolsillo de LOS DEMÁS, y acabando por el hecho, evidente hasta para un niño de teta, de que no tiene la misma responsabilidad el presidente del Gobierno o el alcalde de una localidad de 100.000 habitantes que un ciudadano anónimo que se dedica a hacer chapuzas a domicilio por 50 euros. En este país, la corrupción cotidiana, la de las facturas sin IVA, se ha convertido en simple autodefensa contra una casta dominante que tiene los santos cojones de anunciar una rebaja en la cotización de los nuevos autónomos como si esta fuera la gran medida contra la crisis. Una rebaja por la que, durante seis meses, los jóvenes emprendedores “solo” pagarán 50 euros por disfrutar de su derecho constitucional a trabajar en vez de los 300 habituales. Habrá que darles las gracias por tan magnánima rebaja en el diezmo medieval que pagan los autónomos por su derecho a arruinarse en este país de pandereta.

Así que la solución no es ya, como dice Escolar, la convocatoria de elecciones generales. Esa fase de la enfermedad se superó en España hace mucho tiempo. Convocar elecciones generales en España sería como darle un poleo menta a un tipo al que le ha arrancado una pierna un tiburón. La degradación de lo público en España ha alcanzando tamaño nivel de putrefacción que es el sistema entero el que está en duda. No es el partido en el poder, sino la monarquía, la judicatura, la policía, el ejército, el parlamento, el senado, los ayuntamientos, las comunidades, los sindicatos, las fundaciones, las diputaciones, las empresas públicas, las cajas de ahorros, el Banco de España, los partidos… No hay institución pública española que no esté metida hasta el cuello en el pozo de la corrupción, el tejemaneje, la incompetencia y el nepotismo. No hay gran empresa privada que no esté metida en el ajo. La separación de poderes en este país es una filfa.

Hace apenas una semana se conocía que la nueva Ley de Cajas de Ahorros permitirá que los imputados por algún tipo de delito doloso o los sancionados por comisión de infracciones administrativas puedan convertirse en directivos de cajas de ahorros si así lo decide el Banco de España. Y es que no hay nada como el perdón. Especialmente si la ley, como es el caso, descarta también establecer límite alguno al salario de dichos directivos. Que no se diga que nuestra clase política es vengativa. Que no se diga que no es previsora.

Poner orden en el sector público español es el equivalente de pastorear un rebaño de gatos. Una tarea agotadora pero, sobre todo, inútil. Porque en España no ha fracasado un partido, un gobierno o un rey: ha fracasado un sistema. El de la Constitución de 1978. Una Constitución cuyo pecado original, el de su tutela a bocaperro por parte de las élites financieras y militares del franquismo, ha acabado desembocando en un país ingobernable. En un país capaz de provocarle náuseas a la mismísima mafia rusa.

Si los chavales del 15M tuvieran dos dedos de frente se dejarían de partidos X, de juergas callejeras y de vídeos infantiloides y se pondrían al frente de las tres únicas reivindicaciones que, hoy en día, pueden unir a todos los españoles sea cual sea su ideología: insumisión fiscal, el inmediato ingreso en prisión de la casta extractiva actual, y la convocatoria de elecciones generales para la formación de unas Cortes Constituyentes sin pasado reseñable encargadas de la redacción de una nueva Constitución. Una Constitución racionalista, laica y humanista que haga entrar este país en el siglo XXI de una puta vez. Una Constitución cuya redacción sea tutelada, si es necesario, por juristas constitucionalistas de los EE. UU. y la Unión Europea. Si no sabemos hacerlo mejor, pidamos ayuda a aquellos que sí saben.

Y si se le ha de cambiar el nombre al país, se le cambia. Que nada nos recuerde que alguna vez existió un virus llamado España.

 -->