dijous, 30 d’abril de 2009

Equipo de Leyendas (1): Jacobus Petrus du Rant

Phil Blakeway, en Zona Rugby, esconde una pequeña joya de la literatura y el balón oval, Leyendas se llama, y así lo he llamado yo. Aquí va la primera entrega.





En septiembre de 1.972 vino al mundo en el Oriente de la RSA (Elliot, Eastern Cape) un doble campeón del Mundo: Jacobus Petrus du Randt, de recio origen bóer, y con el tiempo el más laureado Springbok de la Historia. Y aunque aún es un rapazuelo de 35 años, por su capacidad de resistencia y algo menos por sus logros deportivos, va mereciendo una entrada en esta sección de Leyendas, pues es digno sucesor de sujetos inconmensurables como Boy Louw o Jaap Bekker.

Nuestro gigantón, un verdadero armario de tres cuerpos, 1.91 mts. por 127 kilos de peso, no es el más alto ni el más pesado de los pilieres, pero sí el mejor en el lado izquierdo de la melé, donde ha destrozado a rivales como Phil Vickery (todos lo vimos hace unos días) o Carl Hayman (a quien reconoce como su más duro rival, lo que es mucho decir tras trece años de rugby internacional).

Nuestro hombre, criado en una familia de granjeros, se forjó desde el espíritu propio del trekker surafricano, que para alguién de la fuerza y tamaño del joven Jacobus, había de llevar aparejada ineluctablemente la práctica del rugby, primero en su ciudad natal y posteriormente en Bloemfontein. Su calidad y fuerza, junto con una inhabitual habilidad con el balón, para la época y el lugar (primeros años noventa y la Suráfrica aislada del apartheid), pronto le llevaron a representar a su provincia de adopción (Orange Free State, hoy simplemente Free State) en la Currie Cup.

Esas cualidades llamaron la atención del rodhesiano Ian McIntosh, a la sazón máximo responsable del primer equipo Bok, y del atento Dr. Craven, el único rugbyman del mundo que ha sido internacional en las posiciones de “8″ y “9″, sin cuya bendición dificilmente podía hacerse nada en el rugby de su país, de modo que el futuro Os llegó a los Springboks a la tierna edad de 22 años, lo que no deja de ser meritorio para un pilier de aquellos lares, atestados de fieros y compactos competidores dispuestos incluso a seccionar apéndices auditivos de cualquier contrario al alcance de sus mandíbulas. Sí, alguna vez hablaremos de la triste historia de Johan Le Roux…

Debutó en el lado de la melé que nunca abandonó en partido jugado el 8 de octubre de 1.994 en Port Elizabeth contra los Pumas (44-22 para los de Du Randt y con Loffreda en el campo) y desde entonces ha acumulado 80 caps, y ha sido uno de los baluartes de los ya en declive valores que se defendían en los siglos de amateurismo, con su ejemplo en y fuera del campo, con su brillante tránsito desde los equipos provinciales en Bloemfonteim a los superprofesionales Cats o Bulls o Cheetahs, con su portentosa recuperación para volver al mejor nivel después de un atroz lesión que le hizo estar casi cinco años fuera de los Bokke y cómo no, con sus dos títulos de campeón del mundo.



Como es sabido a los 23 años y a las órdenes de Kitch Kristie (Mc Intosh fue defenestrado por una humillante derrota ante los All Blacks) y bajo la expansiva dirección del capitán Pienaar, en junio de 1.995 se proclamó por primera vez campeón del mundo, compitiendo con ventaja contra duros reconocidos como el francés Louis Armary, el australiano Daly o, sucesivamente en la final, los neozelandeses Brown y Loe, y aunque los problemas intestinales de éstos son bien conocidos, ello no desdice la calidad del ya denominado Os Du Randt.
Los dos años siguientes no fueron brillantes ni para Os ni para los Springboks, con pobres resultados en el Tres Naciones y derrota en la serie con los Bristish Lions de 1.997, a salvo la paliza a Australia por 61-22 y la gira de Otoño por Europa con victorias sobre Francia (2), Italia, Inglaterra y Escocia y durante 1.998 no formó en ningún partido con los Springboks, por causa de la lesión que le habría de llevar dos años después al abandono temporal de la práctica del rugby. Regresa por primera vez al equipo Bok en el verano de 1.999, y aparece en cuatro partidos del “Tri Nations” de ese año, para asentarse nuevamente como titular en la Copa del Mundo de País de Gales, donde le vemos salir como suplente frente a España (Zapatero le sufrió) en la derrota 47-3 de los neófitos rojillos.
Y luego, el desastre. Como tantos, sufre una devastadora lesión de rodilla que le obliga a retirarse, el lo creyó así, definitivamente, y a ocuparse de su granja y familia. Se aparta un tiempo del deporte ya profesional y de la vorágine de compromisos y retoma contacto con su tierra y las costumbres familiares de las gentes de raigambre y se transforma en un buen aficionado que trata de inculcar los valores que recibió en sus origenes a los críos de su entorno.Y se declara feliz. Hasta que su amigo Johan “Rassie” Erasmus, que había vuelto a jugar con los Free State Cheethas (y desde 2.005 sería su entrenador) le hace una visita y le convence (¡qué fácil resulta a veces!) para que haga una prueba y vea algún entrenamiento. Y un día aparece por el campo, y dirije una sesión para “gordos” y luego corre un rato, y juega un “tocata”, y hasta hace una percusión, y al día siguiente un placaje… Así que pronto se ve llamado por Jake White para uno de esos partidos entre “Posibles” contra “Probables”, después de que durante 2.003 se convirtiera de nuevo en el mejor nº 1 del todavía torneo Super 12. Y de ahí, tras un torneo mundial (2.003) y 46 partidos de ausencia entre su 39ª y 40ª cap, a su segunda final…


Dicen que los neozelandeses adoran en especial a los flankers y que los surafricanos reverencian a los primeras líneas. Con Du Randt tienen ya un nuevo mito: el hombre que volvió del Veldt.
Un buen amigo, Charlie Wolf, tendrá en esta historia motivo para animar su recuperación. Y sólo es un par de “quintas” mayor… Valor y al toro.



dilluns, 27 d’abril de 2009

Peace and love, anécdota futbolera

He encontrado esta anécdota en el foro Señales de Humo del Atlético de Madrid, que me ha mandado a este blog. La desconocía, es realmente buena y divertida. Si alguien quiere mirar las imágenes puede enlazarse aquí.

“Seguro que os acordaís de cuando el Real Zaragoza ganó la Recopa de Europa (trofeo que ya no existe). Sino, ya os lo recuerdo yo. En efecto ganó una Recopa contra el Arsenal gracias a un grandioso golazo desde casi el vestuario de Nayim a Seaman. Sin quererlo me sentí identificado con aquel equipo dirigido por el prometedor Víctor Fernández. Corría el año 1995 y era la primera vez que veía ganar algo a un equipo de aquí fuera de la piel de toro. Pero no nos desviemos del tema. La semifinal de dicha Recopa la jugaría el Zaragoza contra el Chelsea. Y en el partido en la Romareda se esperaba, como de costumbre cuando viaja un equipo inglés, una marabunta de enfervorecidos y borrachos hooligans. Así que el aparato policial fuera y dentro del estadio fue espectacular, hasta el extremo de que los hooligans estaban controlados por un auténtico cordón de policias nacionales.

Hilando con esto, seguro que también os acordareís del tan sonado grito “Písalo, písalo” que se produce en los estadios cuando un contrario cae al suelo, supuestamente lesionado. Esto se remonta a 1993 cuando el Sevilla, dirigido por Carlos Salvador Bilardo fue a Riazor. En una jugada fortuita, Maradona (sí!!!… he dicho Maradona!!!… que pasa!!!!… que Dios no puede bajar a la tierra y pasar una temporadita junto a la Giralda???!!!) dío un codazo al central deportivista Albístegui que le hizo sangrar a chorros como un cochino en San Martín. Tal fue la escena, que incluso el médico del Sevilla salió a socorrerlo. Entonces fue grabado al indignado Bilardo diciendo con ese peculiar desparpajo argentino a su médico: “Los nuestros son los rojos… al contrario pisálo, pisálo“. Con lo que ya tenemos lugar, actores y grito para seguir con nuestra anécdota.

Volviendo a la semifinal Zaragoza - Chelsea. El Zaragoza barrió al Chelsea del partido. Tras el tercer gol de los aragoneses, los hooligans ingleses saltaron de rabia y comenzaron a increpar al público, a los jugadores e incluso a los policias. Los policias, intentando apaciguar los ánimos cargaron contra los hooligans (curiosa forma de pacificar ). Éstos respondieron con un contraataque a la policia. Imagen dantésta en la grada, sacada de cualquier película bélica. Golpes de unos contra otros a ver cuál es más energúmeno. Mientras, en el terreno de juego una falta a favor del Chelsea deja en el suelo tendido, retorciéndose de dolor a un jugador inglés. Tras ver la batalla campal en el fondo sur, correspondiente a los aficionados ingleses, y al jugador del Chelsea tirado en el césped, se comenzó a oir el tan traído grito de “Písalo, písalo” desde el fondo norte del campo, justo debajo de los Ligallo, dirigido hacia los hooligans y posteriormente arropado por el resto de estadio. Nada hacia sospechar lo que al final ocurrió. Los hooligans, mucho más lejos de arremeter con más fuerza en su ataque, se pararon, se tranquilizaron, como si dicho cántico fuera una hermosa melodía que adormeciera a las bestias. Y al unísono, como si estuviera ensayado, aplaudieron todos los hooligans. Nadie entendió esa curiosa reacción.

Al día siguiente hallariamos la explicación. Los periódicos ingleses que trataron la crónica del partido hablaban de auténtica lección de “Fair Play” dada en Zaragoza. Porque cuando los hooligans londinenses, totalmente embrutecidos, estaban enfrascados en una tremenda pelea, el estadio al completo correspondió con unas palabras que hacen soltar lágrimas, pone los pelos de punta, y se convirtie en el mayor gesto de juego limpio en el deporte jamás visto. Se oyó el grito: “Peace and love, peace and love”.

Desde aquello el Zaragoza fue canonizado en Inglaterra como el ejemplo a seguir”.

Si es que… no hay nada como saber idiomas!!!!!!

dimarts, 21 d’abril de 2009

Creo que el abuelo bebe

He encontrado este video en un foro del Athletic de Bilbao, suerte en la Final de Copa, también es divertido ver a Goliath caer de vez en cuando ante David. Tras muchas visitas al médico de cabecera creo que el problema del abuelo es que bebe un poquito, y eso con las veinte pastillas que toma no puede ser bueno.


video

dijous, 16 d’abril de 2009

L'esport guanya per golejada a la cultura

Deixo aquí l'escrit que he trobat al Blog de Jesús Maria Tibau, aquest es el camí que seguim, encara que no ens agradi a tots. La piloteta que roda es més important que la pilota que pensa.

Esports 18-Cultura 1.

Aquesta és la proporció de pàgines que un diari local dedica als esports i a la cultura. 18 a 1; una autèntica golejada. I aproximadament, la proporció és similar a tots els mitjans.
Això em recorda una vella idea que tinc, entre genial i patètica: fundar un equip de futbol d'escriptors/es (Literats ebrencs, FC, per exemple) i apuntar-nos a la tercera regional. D'aquesta manera, com a mínim, apareixeríem amb regularitat als diaris, encara que només sigui a l'alineació i, de tant en tant, amb un foto de primer pla, juntament amb el davanter del Catalònia.
Ja m'imagino les cròniques dels partits:

"El Literats FC encaixa una nova golejada, aquest cop contra el Roquetenc, i ja en van 10 aquesta temporada. Josep Igual, el porter fitxat al mercat d'hivern, ha encaixat amb ironia els 12 gols, mentre que l'extrem esquerra, Andreu Carranza, ha fallat l'única ocasió de gol en un descuit de la defensa rival. Malgrat tot, l'entrenador Gerard Vergés ha destacat que els seus jugadors han llegit bé la tàctica i s'han esforçat al màxim."

De vegades val més riure que posar-se a plorar.

dimecres, 15 d’abril de 2009

La administración nos quiere, por eso nos multa.


Enric Sierra nos deja esta columna en La Vanguardia. Unos datos reveladores, cada minuto se multa a nueve conductores, eso es pasta, dinerito del bueno, para pagar a los banqueros que se han arruinado, que bueno trabajar para este gobierno que nos ha tocado disfrutar. Las multas son por nuestro bien, para que no haya más accidentes, esta Semana Santa más de cuarenta muertos -"una muerte es una desgracia, varias muertes una estadística", Stalin dixit-, pero si con las multas tenemos las mismas desgracias, ¿para qué multarnos? No creo que sea por dinero, nuestro Estado no se rebajaría por un puñado de euros.

A la vuelta de esta lluviosa Semana Santa, algunos encontrarán en sus buzones la dolorosa notificación de la multa provocada por los numerosos radares que Mossos d´Esquadra, aquí, y Guardia Civil, en el resto de España, han ido colocando para, dicen, hacernos más segura la conducción. Las autoridades han negado siempre que estas medidas sean una vía de recaudación extra para las arcas del Estado, pero los últimos datos que se han dado a conocer de la dirección general de Tráfico (DGT) son muy elocuentes, en especial para aquellos que se han paseado estos días por las carreteras de fuera de Catalunya. Desde que hace dos años aumentó la ofensiva de caza por medio de radares y nuevas tecnologías, el número de conductores multados en España se ha incrementado un 70%, pasando de los 2,6 millones en el 2006, a los 4,4 millones del año pasado, una cifra inédita en nuestro país. Si a esta cifra le sumamos las sanciones impuestas en Catalunya, casi 13.000 conductores son multados cada día en España, nueve por minuto. Pero cuando más suena el clinc clinc de la máquina recaudadora de las multas es en verano, cuando más desplazamientos hay. En esa época, la cifra de multas se dispara casi un 59%. Con todo eso, la recaudación por multas para el 2009 se ha previsto un 15% mayor que el año pasado y alcanzará los 416 millones de euros (509 si se suman los previstos en Catalunya), 1,3 millones diarios. Por tanto, al Estado le conviene que los españolitos se sigan desplazando por carretera durante las vacaciones y que todos los dispositivos policiales, radares y hasta helicópteros serán siempre una excelente inversión para nuestra seguridad... y la de las arcas públicas.

Los conductores conocen el riesgo que asumen corriendo en exceso o cometiendo imprudencias al volante, pero también saben mejor que nadie que muchas carreteras presentan un lamentable estado para la seguridad de todos. Los vehículos se fabrican más grandes y potentes para vías que, por ese motivo, se han estrechado y convertido en un peligro público. La falta de señalización horizontal, a menudo inexistente, desgastada o con pinturas poco adecuadas, la poca o mal situada iluminación de las vías, los guardarraíles asesinos, los pasos a nivel traidores o la pésima señalización vertical que marea a más de un turista, son todavía algunas de las asignaturas pendientes para la seguridad vial.

Las autoridades de tráfico nos dicen que los accidentes se registran más en los trayectos cortos que en los largos, prueba de que más allá de las carreteras generales y autopistas, el país apenas ha avanzado en la mejora de las vías locales y comarcales que tienen déficits importantes, muchas veces por la tan traída y llevada disputa competencial, o por la desidia institucional. Mientras eso se sigue discutiendo, parece más rentable colocar un radar que ensanchar la calzada.

dijous, 2 d’abril de 2009

Pamela Hartigan en La Contra

Os dejo la entrevista que Lluís Amiguet le hace a Pamela Hartigan en La Contra de La Vanguardia. Ya sé que el amor no paga las hipotecas, pero el dinero no te da el amor, aunque sí el amor propio, el solitario.

"Si buscas una gran ocasión, encuentra un gran problema"

Nací en Guayaquil; mi madre era de allí, pero mi padre era norteamericano y fuimos con él de país en país hasta que a los 18 años fui a Georgetown: estudié Relaciones Internacionales...
Buen sitio. ...
y ya me quedé en Washington, me casé allí - aún lo estoy-con un australiano hace 35 años e ingresé en el Fondo Monetario Internacional (FMI)...
Una vida bien enfocada.
Lo desenfocado era el FMI; no servía al desarrollo, por lo menos al desarrollo de los países que lo necesitaban.
Hoy tiene más críticos que defensores.
Me fui porque no quería malgastar mi vida acumulando méritos de funcionaria.
Tenía usted prisa.
Quería notar que servía. Es sentido común.
Tal vez tenga sentido, pero no común.
Más de lo que cree. Mis mejores alumnos de la Columbia Business School y Oxford lo tienen: no quieren malgastar sus vidas intentado acumular bonus en una consultoría o en cualquier banco de inversión...
Si es que queda alguno.
... haciendo un trabajo absurdo. Y yo a esos alumnos, los mejores, les digo la verdad: "Chicos, tenéis que ser egoístas como fui yo".
¿. ..?
Sí, egoístas, porque la mayor forma de egoísmo es mejorar este planeta y dejar tu huella en la memoria de los demás; al hacerlo, notarás que tu vida tiene sentido.
¿Qué hizo usted tras dejar el FMI?
Un máster en salud pública y después ingresé en la institución que - decían-velaba por la salud de la humanidad: la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Una gran oportunidad.
Llegué a ser directora de promoción de la salud; un gran cargo en un edificio inmenso con cientos de burócratas.
Y de sueldo..., ¿una pasta?
Ganaba 325.000 francos suizos (250.000 euros) al año, pero mi marido y yo nos preguntábamos: "¿De verdad necesitamos tanto?". No sabíamos qué hacer con el dinero. Haberme llamado.
Ahora gano mucho menos, pero el dinero no era ni es el problema: convertirlo en el centro de tu vida es el problema. En aquel momento, lo que me preocupaba es que tenía un cargo en el que no estaba sirviendo a los demás. Por lo tanto, no me hacía feliz.
¿No dejó su huella? ¿Salvó vidas?
La OMS salvaba vidas, sí, sobre todo las de los ministerios de Sanidad y sus burócratas, pero no servía a la salud de las personas.
¿Por eso se fue?
Recibí una llamada del fundador del foro de Davos, Klaus Schwab.
¡Qué suerte!
Le dije que aunque fuera el último empleo en el planeta no lo aceptaría, porque su dinero había sido amasado a costa de la salud de la gente gracias a la maquinaria de las multinacionales farmacéuticas... Bueno, debo reconocer que algo han mejorado.
Pero aceptó.
Me convenció de que con él podría marcar una diferencia, y creamos la Fundación Schwab. Durante ocho años montamos una gran red de emprendedores sociales.
¿Qué es un emprendedor social?
No es la responsabilidad social corporativa.
Estaba de moda cuando había liquidez.
Es un mero lavado de cara humanitario para maquillar beneficios conseguidos con medios mucho menos humanitarios.
Buena definición.
El emprendedor social es una mezcla de Richard Branson y madre Teresa, alguien que utiliza todos los mecanismos del mercado para mejorar la sociedad y utiliza el capital para ponerlo al servicio de la empresa y la empresa al servicio de todos, y no al revés.
Deme ejemplos.
Si usted se opera de cataratas en EE. UU. le costará 1.600 euros, y una lente intraocular, unos 140; Aravind cada día practica 1.000 operaciones en decenas de países en desarrollo por 120 euros y cobra 2 euros por esa misma lente de la misma calidad.
¿Cómo?
Aravind creó Aurolab, una empresa pionera en fabricar instrumentos de precisión a bajo coste con certificado ISO 9001. El fundador de ambas, el doctor Ventakataswamy - le apodamos cariñosamente doctor V-y su equipo han practicado tres millones de cirugías de cataratas y otras oculares.
Aquí se hubieran forrado.
Ni el doctor V ni su equipo trabajan por dinero: logran muchísima más satisfacción notando el agradecimiento de miles de personas a las que salvan de la ceguera.
Buena energía cada día.
Tampoco busca dinero Takao Furuno, que ha revolucionado el cultivo del arroz con un método milenario chino que las multinacionales habían hecho olvidar: el del pato.
¿El pato no se come con arroz?
En vez de utilizar pesticidas inorgánicos de dudoso impacto en nuestra salud, Furuno cría patos en los arrozales que se comen los insectos y mejoran la oxigenación de las espigas al remover las aguas nadando.
Simbiosis al servicio del buen arroz.
Con el arroz ya crecido sustituye los patos - que, si no, picotearían el arroz-por especies de peces que devoran los huevos de los parásitos del arrozal. El resultado es un arroz de excelente calidad y sin pesticidas. Las químicas pierden mercados, pero todos los demás ganamos.