dimecres, 24 d’octubre de 2012

Jugar una partida de ajedrez

La vida es como un campeonato de ajedrez, tenemos nuestras piezas, las movemos a nuestro antojo en cada campo, y todo termina en victoria, derrota o empate, o algunas victorias que se convierten después en derrotas, o caídas que sirven para hacernos más fuertes.

Ahora me ha dado de nuevo por jugar, tras muchos años de tableros olvidados, tras esa infancia donde jugaba con los ancianos del pueblo, en un bar repleto de humo de puro, soñando en vencer, riéndo, aprendiendo, en un pequeño pueblo que parecía infinito a los ojos de un niño.

Si alguien quiere echar una partida me encontrará AQUÍ, Tarrako es mi nombre de jugador.



-->
Publica un comentari a l'entrada