dimarts, 12 de maig de 2009

Apuntes del filósofo Maurice Blanchot

He descubierto este filósofo, Maurice Blanchot, en la página de Horrach, disfrutad de un poco de filosofía en esta época de pancartas.

Muerte y Tiempo

"La muerte, al ser aquello a lo que no estamos acostumbrados, nos acercamos a ella o bien como a lo inhabitual que maravilla, o bien como a lo no-familiar que horroriza. El pensamiento de la muerte no nos ayuda a pensar la muerte, no nos brinda la muerte como algo que hay que pensar. Muerte, pensamiento, tan próximos que, pensando, morimos, si al morir nos permitimos no pensar: todo pensamiento sería mortal; todo pensamiento, último pensamiento.

Tiempo, tiempo: el paso (no) más allá que no se cumple en el tiempo conduciría fuera del tiempo sin que dicho afuera fuese intemporal, sino allí donde el tiempo caería, frágil caída, según aquel 'fuera de tiempo en el tiempo' hacia el cual escribir nos atraería, si nos estuviese permitido, tras desaparecer de nosotros mismos, escribir bajo el secreto del antiguo miedo".

Conversación Infinita

"En todas las épocas, el hombre se ha desviado de sí mismo como pregunta profunda, especialmente cuando se ha esforzado en captarla como pregunta última, pregunta de Dios, pregunta del ser. Actualmente, parece acercarse a la misma esencia del escabullirse y del desviarse, acercándose, mediante la fuerza adversa de la exigencia dialéctica, al hombre como pregunta de conjunto. Pero lo que se escabulle, se escabulle profundamente, y la profundidad todavía no es más que la apariencia que se escabulle. Nadie, sin ser inconsecuente, podría decir: el hombre es eso que se escabulle, y tampoco bastaría con hacer de esta afirmación una pregunta, sea cual fuere su forma, éstas, por ejemplo: ¿Pertenece el hombre al movimiento del escabullirse? ¿El ser es lo que se escabulle por medio del hombre? El preguntar profundo de ninguna manera encuentra su medida en una pregunta, incluso si en ella está el movimiento del escabullirse que intenta llegar a pregunta.

¿Podemos, al menos, delimitar la experiencia de ese giro neutro que opera en el desvío? Uno de los rasgos característicos de esta experiencia es el no poder ser asumida, como sujeto en primera persona, por aquel a quien le ocurre y el no poder cumplirse más que introduciendo en el campo de su realización la imposibilidad de su cumplimiento. Experiencia que, al tiempo que escapa a toda posibilidad dialéctica, sin embargo, sigue negándose a caer en cualquier evidencia, en cualquier comprensión inmediata, lo mismo que ignora toda participación mística. Experiencia, pues, donde los altercados entre lo mediato y lo inmediato, el sujeto y el objeto, el conocimiento intuitivo y el conocimiento discursivo, la relación cognoscitiva y la relación amorosa, están, no superados, sino dejados a un lado. La pregunta más profunda es esta experiencia del desvío en el modo de un preguntar anterior o ajeno o posterior a toda pregunta. El hombre, por la pregunta profunda, está girado hacia lo que desvía -y se desvía".
Publica un comentari a l'entrada