dimarts, 20 d’abril de 2010

Maneras de vivir en los pueblos para que no mueran

Un pueblo que se autogestiona, dentro del llamado "Transition Town", un movimiento para la autogestión de los pueblos, dando negocio a la gente que vive en tu comunidad, para que la gente sea más feliz y lo más importante, que no se larguen a la ciudad. Otra "manera de vivir", como cantaba Rosendo.

Un 'revolucionario' pueblo inglés acuña su propia moneda
Daniel Burgui Iguzkiza

Apenas unas cuantas casas victorianas apretujadas alrededor de un castillo medieval, calles con escasísimas aceras que hacen que sus 16.000 educadísimos habitantes tengan que saludarse y excusarse cada vez que se cruzan. Eso es Lewes. Un diminuto pueblo al sur de Inglaterra, a apenas una hora de Londres. Un lugar tan tranquilo como idóneo para comenzar una revolución.

Así lo creyó Thomas Paine en su día cuando vivió aquí y fraguó sus ideas republicanas que, más tarde, en América convirtió en revolución y plasmó en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Y así lo han considerado los actuales habitantes de Lewes que desde este martes han cambiado la cara de la Reina de Inglaterra por la de Thomas Paine en sus billetes.

Este pueblo ha estrenado su propia moneda esta semana, el Lewes Pound. El objetivo es esquivar la crisis crediticia mundial, revitalizar el comercio local y, de paso, ser un pueblo más sostenible e independiente. Thomas Paine ilustra los nuevos billetes, toda una declaración de principios.

Ayer por la tarde Miriam Miklaszewska compraba un zumo y algo de bollería en una pastelería de Lewes. "Además son preciosos, ¿no crees?" decía a la dependienta mientras le entregaba cinco de las nuevas libras. Miriam vive en Eastbourne, una localidad vecina, pero trabaja en este pueblo. "Creo que usar los Lewes Pounds, es algo muy sencillo de hacer y que ayuda a mejorar el pueblo", comentaba. "Creo que va ayudar mucho al comercio local, pero necesita de la implicación de todos", aseguraba la propietaria de la pastelería que desde ésta semana ha colocado una pegatina en el escaparate que identifica a su tienda como uno de los 70 establecimientos que aceptan la libra local como forma de pago.

Paridad con la libra esterlina

La libra de Lewes se canjea al mismo valor que la esterlina y en ningún caso la sustituye como divisa oficial, de hecho sólo puede ser utilizada dentro del municipio, y no tiene estatus de "curso legal", pero según el Banco de Inglaterra ésta "puede ser utilizada como forma de pago siempre que estén de acuerdo las partes implicadas".

Por este motivo los comercios que la acepten deben identificarse claramente, entre los 70 locales hay de todo: cafeterías, tiendas de alimentación, librerías, tiendas de regalos, ropa, muebles, deportes, pintura, fotografía, etc.

También están implicados granjeros y productores locales. La idea también es lograr ser un lugar más sostenible y depender menos de las energías fósiles, por eso si los productos que se consumen y se compran son originarios del la región se reducirán también los costes de transporte y las emisiones de CO2 o la dependencia energética. La libra de Lewes pretende promover también la sostenibilidad y no depender de los vaivenes de la economía global. "No es un proceso apocalíptico o independentista, simplemente es una forma original y optimista de relanzar la economía local y de impactar en la sensibilidad de los ciudadanos y hacerles reflexionar sobre la forma en la que se gastan el dinero" remarca Oliver Dudok van Heel, uno de los cabecillas de la plataforma ciudadana por la libra de Lewes.

Un intento de 'relocalizar' la moneda

"Se puede decir que se trata de relocalizar la economía", afirmaba el experto financiero Stewart Wallis el martes durante la gala de presentación de la nueva moneda. Según un estudio mencionado por Wallis, miembro de la New Economics Foundation, aproximadamente de cada diez libras esterlinas que se gastan en un pueblo medio inglés, tan sólo dos de ellas se quedan en la economía local. El resto desaparecen inmediatamente en las arcas de las grandes cadenas o en otros lugares.

Además, el Lewes Pound no sólo incrementará la cantidad de dinero que se quedará en beneficio del pueblo sino que el dinero que se gasta localmente dura hasta tres veces más en manos de la comunidad. De momento ninguna de las grandes cadenas de supermercados o franquicias con sede en esta localidad aceptan la libra local, pero en Lewes tampoco están preocupados porque eso no entra dentro de los principios con los que ha sido creada. "Hemos intentado hablar con alguna de las grandes cadenas, pero parece que son muy silenciosos: no hemos obtenido respuesta", bromea Dudok van Heel.

El precedente de Berkshires con los 'BerkShares'

Los habitantes de Lewes también esperan que su nueva libra sea una herramienta para crear empleo. Un buen espejo dónde mirarse es el pueblo estadounidense de Berkshires, en Massachusetts, allí desde el año 2006 circulan los BerkShares como sustitutos del dólar.

Según Stewart Wallis, se estima que el equivalente a un millón y medio de dólares de esta moneda circula en el pueblo y las comparaciones entre la salud del comercio local de ese pueblo y las localidades vecinas son muy clarificadoras: "Mientras en BerkShires se mantienen abiertos todos los comercios que había en 2006, en los pueblos de al lado muchos han cerrado". Es un mal común de las pequeñas ciudades o pueblos, los comercios "de toda la vida" terminan por desaparecer.

No obstante, Lewes tampoco es la primera localidad de Inglaterra en tener su propia libra, en Totnes la lanzaron el año pasado pero de una forma mucho más discreta. Se estima que en todo el mundo hay unos 2.500 tipos de "divisas complementarias", aunque la mayoría de ellas no han sido creadas con fines tan específicos como el Lewes Pound. Algunos ejemplos peculiares son las divisas locales que aparecieron (y desaparecieron) en algunos ámbitos rurales de Argentina durante la gran crisis que devaluó terriblemente el peso.

El ayuntamiento actuará como banco

Lewes de momento para el martes ya había acuñado 10.000 billetes y parece que aumentará progresivamente la cifra si la iniciativa tiene una buena acogida. La localidad tiene un año para foguearse con esta nueva libra; si funciona, pasarán a una segunda fase del proyecto. El equivalente en esterlinas se guardará a partir de ahora en el Ayuntamiento, que actuará cómo banco y se habilitará una cuenta municipal para gestionarlas.

Cualquiera en cualquier momento puede reclamar su cambio a esterlinas de nuevo, pero el deseo de los promotores es que también se comience a utilizar para pagar servicios como clases particulares, al fontanero o al dentista, por ejemplo.

A pesar de los entusiastas "hooligans" de la nueva moneda que acudieron el martes a la presentación oficial en el ayuntamiento (fue una fiesta con una cerveza especial elaborada para la ocasión e incluso concierto), muchos habitantes de Lewes todavía bromean con la idea de tener "dinero de monopoli". Y muchos otros son algo escépticos.

Lee Gasson, propietario de The Outdorrs shop una tienda de artículos de montañismo que todavía no acepta los nuevos billetes, lo deja claro: "Creo que es una buena idea, pero voy a dejar que pase un tiempo, ver cómo funciona en otros comercios y si va bien la adoptaré". Gasson confiesa que ya ha tenido un par de clientes que han intentado pagar con la nueva libra. "De momento sigo estando muy feliz cobrando en libras esterlinas, ¡qué también es dinero!" añade irónicamente.
Publica un comentari a l'entrada