dimecres, 16 de juny de 2010

Mi mujer se había marchado y las botellas vacías como cadáveres desangrados me rodean con su inutilidad.

Mis pocos segundos libres los estoy dedicando a un libro recopilatorio de la obra de Charles Bukowski, "Peleando a la Contra". Otra muestra de genialidad del escritor que jamás renunció a la pequeña editorial que le pagó por adelantado cien dólares. Fiel hasta la muerte a los viejos amigos. Pocos quedan como él, que pena.


La tragedia de las hojas de Charles Bukowski

Me desperté en medio de la sequedad y los helechos
estaban muertos,
las plantas amarillas como maíz en sus tiestos;
mi mujer se había marchado
y las botellas vacías como cadáveres desangrados
me rodean con su inutilidad;
sin embargo seguía brillando el sol,
y la nota de mi casera estaba arrugada en una
amarillez agradable e inofensiva, ahora lo que era
necesario
era un buen comediante, al viejo estilo, un bufón
que bromee sobre el dolor absurdo; el dolor
es absurdo,
porque existe, nada más;
Me afeité cuidadosamente con una maquinita vieja
el hombre que había sido joven una vez y
había dicho que era un genio; pero
esa es la tragedia de las hojas,
de los helechos muertos, de las plantas muertas;
y me dirigí al oscuro vestíbulo
donde estaba la casera
terminante y cargada de maldiciones,
mandándome al infierno,
agitando sus brazos gruesos y sudorosos
y gritando, pidiendo a gritos el alquiler
porque el mundo nos había fallado
a los dos.


Publica un comentari a l'entrada