dijous, 28 de juliol de 2011

Frases de Homer Simpson (I)

“No te puedes culpar toda la vida. ¡Cúlpate una vez y a otra cosa!”

“Sabes, Billy Corgan, mis hijos te admiran mucho, y gracias a tu lúgubre música al fin dejaron de soñar en un futuro que yo no puedo darles.”

“Soy un hombre atrapado entre la corpulencia y la obesidad.”

“Hijo, cuando participas en eventos deportivos, no importa que ganes o pierdas, sino cuan ebrio te pongas.”

“¿Quieres callarte? ¡No puedo oír lo que pienso!”

“¿Tu conciencia? Lisa, no dejes que esa entrometida te diga qué tienes que hacer.”

“Siempre he tenido un vacío dentro de mí. He tratado de llenarlo con la familia, la religión, el box... pero eran puertas falsas. Y creo que este sillón es la respuesta.”

“Para mentir se necesitan dos: uno que mienta y el otro que crea.”

“Marge, nuestro matrimonio es como una sociedad: cuando uno se cae, el otro lo levanta. Cuando uno no termina el sandwich, el otro se lo come.”

“¡Se acabó! ¡Voy a salir de este pueblo vivo aunque me muera!”

“Siempre le compramos a Maggie vacunas para enfermedades que no tiene.”

“¡Se cortó la luz! ¡¿Cómo haré para comer sin ver televisión?!”

“Te advierto que si vas a enfadarte conmigo cada vez que haga una estupidez, no tendré más remedio que dejar de hacer estupideces.”

“Yo no soy fácil de impresionar… ¡Mira! ¡un coche azul!”

“Televisión, maestra, madre, amante secreta.”

“¿Por qué siempre me pasa todo lo malo a mí y a mi cerveza?”

“Cuándo aprenderé que las respuestas a los problemas de la vida no están en el fondo de un vaso, sino en la televisión…”

“Hijos, hicieron su mejor esfuerzo y fracasaron miserablemente. La moraleja es: nunca se esfuercen.”

“Camarero, deme el filete más grande que tenga. Y para beber, albóndigas.”

“Puedes tener todo el dinero del mundo, pero hay algo que nunca podrás comprar… un dinosaurio.”

“Pienso en mí como un vegetariano de segunda mano: las vacas se comen la hierba, yo me como a las vacas.”

“¡Operadora! ¡Deme el número para el 911!”

“Sólo porque no me importe no significa que no entienda.”

“Normalmente no rezo, pero si estás ahí, por favor, sálvame Superman.”

“Bueno, Moe, es la 1 de la madrugada, me voy a convivir un poco con mis hijos.”

“Contaré este secreto a todo el mundo... ¡y me sentiré importante sin estar ebrio!”

“Sabes hijo, un reactor nuclear es como una mujer. Sólo tienes que leer el manual y apretar los botones adecuados.”

“Lisa, cuando no te gusta tu trabajo no haces huelga, simplemente vas todos los días y haces todo de mala gana. Ese es el estilo de nuestro país.”

“¿Y yo para qué quiero un psiquiatra? ¡Ya sé que mi hijo está loco!”

“Cuando miro las caras sonrientes de los niños, sólo sé que están planeando golpearme con algo.”

“¡No soy un mal tipo! Trabajo duro y quiero a mis hijos. Entonces, ¿por qué tengo que pasarme medio domingo escuchando cómo voy a ir al infierno?”

“Librarte de formar parte de un jurado popular es fácil. Sólo tienes que decir que tienes prejuicios contra todas las razas.”

“No es fácil organizarse con una mujer embarazada e hijos con problemas. Pero de alguna forma consigo organizarme para ver la televisión 8 horas al día.”

“Lisa, los vampiros son seres inventados, como los duendes, los gremlins y los esquimales.”

“Oh, la gente puede venir con estadísticas para probar cualquier cosa. El 14% de la gente sabe eso.”

“¿Cómo se supone que la educación me va a hacer más listo? Al contrario, cada vez que aprendo algo nuevo, algo que ya sabía desaparece de mi cerebro. ¿Recuerdas cuando hice ese curso de fabricación de vino en casa y se me olvidó conducir?”

Publica un comentari a l'entrada