divendres, 12 de juliol de 2013

La oposición al nazismo dentro de Alemania

La oposición al nazismo dentro de Alemania por Javier Bilbao

El cuatro de septiembre de 1943 tres agentes de la Gestapo se presentaron en una casa situada en la localidad de Wehrda, donde el matrimonio formado por Georg y Anneliese Groscurth pasaba unos días de vacaciones. Tras ser detenidos, a Georg lo enviaron a la prisión de Brandemburgo. Allí lo torturaron en busca de información y posteriormente fue juzgado y condenado por un tribunal del Reich. Finalmente el ocho de mayo del siguiente año murió ejecutado en la guillotina. ¿Pero cuál fue su delito?


Georg Groscurth era un médico de gran reputación, que contribuyó decisivamente al desarrollo de algunos fármacos y tuvo pacientes de gran influencia, como Rudolf Hess, uno de los más estrechos colaboradores de Hitler (al menos hasta que se lanzó en paracaídas sobre el Reino Unido en plena guerra en una demencial misión diplomática). Detestaba el antisemitismo que se había instaurado en Alemania con gran virulencia desde hacía unos años, y precisamente la protección que creía que le brindaban tales contactos, junto a su prestigio profesional, es lo que le dio el arrojo necesario para fundar en 1939 junto a varios amigos la organización secreta Unión Europea. Un grupo de resistencia antinazi que ofreció protección a judíos y disidentes políticos de la persecución del régimen, proporcionándoles un escondite y documentación falsa para su huida. Asimismo, en su condición de médico Georg hizo todo lo que estuvo a su alcance para sabotear la maquinaria de guerra nazi, declarando inhábiles para el servicio militar a los pacientes que le encargaban evaluar e incluso promovió la organización de la resistencia entre los soldados rusos prisioneros. Pero el paso que llevaría al grupo a la perdición fue la difusión de octavillas con la ayuda de una pequeña imprenta en las que exponían su ideario: la caída del fascismo en toda Europa, el restablecimiento de los derechos fundamentales democráticos, el socialismo sin dictadura estalinista y la unión política de todos los países europeos. Con ese gesto fueron demasiado lejos y pusieron a las autoridades tras su pista, su caída sería cuestión de semanas

Terminar de leer en JOT DOWN.





-->
Publica un comentari a l'entrada